El joven, de 25 años, es uno de los tres mineros que fallecieron en un socavón del municipio de California, Santander. Familiares y amigos describen a la víctima como una persona alegre y bondadosa.

En Bucaramanga hay consternación y tristeza por la inesperada muerte de Luis Fernando Pérez García, un joven de 25 años, al interior de una mina de oro, ubicada en zona rural del municipio de California, Santander. Junto con este joven fallecieron otras dos personas, entre ellas un menor de edad.

Pérez García, quien estudió en la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), era profesional en comunicación social y periodismo. Trabajó en el Centro de Producción Audiovisual de la universidad y soñaba con fundar su propio medio de comunicación.

Sin embargo, por diversas circunstancias se vio obligado a dejar la capital santandereana e irse a California, donde vivía parte de su familia; allí comenzó a ganarse la vida como minero, oficio que, lamentablemente, le arrebató la vida el pasado miércoles 15 de mayo.

Luis Fernando, según sus allegados, era un joven apasionado por la fotografía, la creación de contenido audiovisual y por la vida; con su cámara y celular acostumbraba a capturar sus aventuras, viajes y el tiempo que compartía con sus seres queridos; imágenes que solía compartir en sus redes sociales. Amigos y familiares lo recuerdan como una persona ocurrente, alegre, divertida, generosa y con muchas metas por cumplir, sueños que accidentalmente quedaron truncados.

«Tu partida ha dejado un vacío inmenso en mi vida y en el corazón de todos los que te conocimos. Fuiste un amigo excepcional, siempre presente con tu sonrisa cálida y tu apoyo incondicional. Compartimos tantos momentos inolvidables, risas, aventuras y confidencias. Agradezco cada uno de esos instantes que atesoraré por siempre en mi memoria. Tu bondad, generosidad y alegría de vivir eran contagiosas. Siempre supiste cómo levantar el ánimo y hacernos sentir especiales. Tu partida nos deja una profunda tristeza, pero también nos enseña a valorar cada día y a vivir plenamente, tal como tú lo hiciste”, expresó un amigo de Luis en redes sociales.

Aunque la inesperada partida de Luis Fernando inundó el corazón de sus seres queridos de dolor y tristeza, todos coinciden en que este comunicador social dejó una huella imborrable y el eco una risa contagiosa en cada persona que lo conoció. ´Luisito´ o ´Lucho’, como le decían de cariño, era hijo del exconcejal de California, Nelson Pérez.

“Se llevó con usted todos esos proyectos de los que hablábamos. Cuánto quería usted salir adelante con su carrera, cuantas cámaras quería comprar, cuantos videos íbamos a grabar… Espero que se pueda divertir como se divertía en vida y no se hace una idea lo mucho que voy a extrañar sus chistes, Dios mío que tipo tan ocurrente”, dijo otro amigo de Luis.

El cuerpo de Luis Fernando Pérez García fue trasladado a la morgue de Medicina Legal en Bucaramanga y en las próximas horas será entregado a sus familiares, quienes le darán el último adiós en Jardines de Las Colinas.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *