Aunque las autoridades policiales no han entregado cifras exactas sobre los desórdenes de la Feria en Cabecera, la Junta de Acción Comunal y el Frente de Seguridad de ese sector denunciaron riñas, invasiones del espacio público y otras situaciones que desencadenaron en alteraciones de la tranquilidad del vecindario

Tal y como lo habían advertido los ciudadanos de Cabecera, las actividades de la denominada Feria Bonita 2023, que terminó ayer, aumentaron los escándalos, las invasiones del espacio público y en general los desórdenes que se viven en esta parte del municipio.

Así lo denunció el líder cívico de esta comuna, Cesar Augusto Niño, al tiempo que agregó que “en estos últimos días de las festividades, sobre todo con el aumento de los horarios de atención de bares y tabernas, Cabecera experimentó los ‘disparos’ de la contaminación auditiva, de las riñas callejeras e incluso de las indiscriminadas ventas de drogas alucinógenas”

El dirigente, con videos captados durante la noche, evidenció la presencia de menores de edad consumiendo sustancias sicoactivas, ante la mirada permisible de las autoridadeS

“Esta celebración anual, que debió ser un evento de alegría y de cultura, generó más inconvenientes que afectaron nuestra tranquilidad”, replicó.

“Otro de los problemas que se evidenció fue el exceso de ruido. Las ventas ambulantes, los conciertos y los espectáculos nocturnos, protagonizados en bares y tabernas, generaron altos decibeles que perturbaron el descanso de las personas que vivimos en esta comuna”, precisó el vocero de la comunidad.

Cuestionó el hecho de que “no se respetó lo que se advirtió en un Consejo de Seguridad Municipal, celebrado antes del inicio del certamen ferial”.

Vale recordar que dicho organismo de control había presentado reparos frente a la medida dispuesta por la Alcaldía de Bucaramanga para extender el horario de bares y discotecas hasta las 5:00 a.m. durante los 18 días de feria.

El dirigente dijo que si bien la Alcaldía argumentó que tal decisión se adoptó con el fin de impulsar la economía local y brindar espacios tanto seguros como legales para que los asistentes a la feria pudieran disfrutar de esta época de festejo, “lo cierto fue que los vecinos de Cabecera fuimos los que pagamos los platos rotos de esta penosa decisión”.

Niño instó al Municipio a que cumpla su palabra, en el sentido de que había prometido que, tan pronto concluyeran las actividades de la Feria Bonita, inmediatamente se restablecería el horario habitual en bares, tabernas y discotecas. Es decir, tendrán permitido operar hasta las 2:00 a.m.

“Cabecera requiere de un compromiso serio por parte del Municipio. Es preciso que a nuestro barrio regresen la tranquilidad, la limpieza y la seguridad que lo caracterizaron en el ayer. Recuperemos la zona como centro residencial, comercial y turístico”, puntualizó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *