Hallado el cadáver de un hombre sepultado por la basura que llenaba su casa de Cartagena

Un hombre de 85 años ha muerto al ser aplastado por una de las pilas de basura que había acumulado en su casa de Cartagena (Murcia). El cadáver fue hallado por los servicios de emergencia el lunes, después de que los vecinos avisaran al Ayuntamiento de que el hombre, que tenía síndrome de Diógenes, hacía varios días que se dejaba ver. Al lugar acudieron varias dotaciones de la Policía Nacional y los bomberos, que encontraron el cuerpo de la víctima enterrado bajo un montón de basura, en el rellano del inmueble, junto a la puerta de entrada de la vivienda.

Los hechos ocurrieron en la calle Escarabajal, en el barrio de La Concepción de Cartagena, una de las zonas más humildes de la ciudad. El olor que desprendía la casa era muy fuerte e invadía toda la calle. Pero el hedor había aumentado en los últimos días, coincidiendo con la ausencia del vecino. A las 12.09 del lunes, los vecinos dieron la alerta al Centro de Coordinación de Emergencias 112. Los policías y bomberos que se presentaron en la vivienda tardaron casi dos horas en entrar debido a la gran cantidad de basura acumulada. Intentaron, en vano, forzar la cerradura, pero la puerta no se pudo abrir y hubo que cortarla para acceder a la casa. “Era dantesco lo que había ahí dentro. Había incluso ratas”, comentan las fuentes policiales que participaron en el operativo.

El cadáver fue hallado en el rellano de la casa. Según aseguran las fuentes policiales, la víctima murió asfixiada tras ser aplastada por los objetos acumulados, que posiblemente lo atraparon al desmoronarse cuando abrió la puerta, según fuentes policiales. Calculan que llevaba muerto una semana. Los agentes solo pudieron acceder para sacar el cuerpo, pero no consiguieron entrar en el interior de la vivienda debido a la abundancia de basura. Todo ello, en una casa que cuenta con unos 60 metros cuadrados.

El caso de este vecino que acumulaba basuras se había llegado a convertir en un problema de salud pública para el vecindario, según cuentan las fuentes policiales consultadas. Además del deterioro de la vivienda, había ratas y una gran suciedad, parte de ella producto de la putrefacción. No se le conocía descendencia directa a la víctima. La Policía solo ha podido localizar a un hermano y a un sobrino, que alegó que hacía mucho tiempo que no hablaba con el fallecido. Finalmente, fue su hermano el que accedió a limpiar la vivienda y desalojarla de los montones de basura.

La Policía no ha hallado signos de violencia ni la participación de otras personas en el fatal desenlace, por lo que el suceso se investiga como un caso de muerte natural.

Compartir en
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *