Hombre, de 52 años, fue hallado sin vida en un pozo de la cascada La Garabatera, en Piedecuesta

Juan Carlos Malagón Mantilla, de 52 años, fue hallado sin vida en un pozo de la cascada La Garabatera, en Piedecuesta. Sus familiares aún no tienen claras las razones, porque aunque presumían que se trataba de un infarto, era un hombre sano.

Los gritos de varios jóvenes que llegaron a refrescarse a la cascada alertaron a los vecinos de Nueva Colombia. Un cuerpo flotaba, pero no se atrevieron a acercársele. Vestía camisa verde, pantaloneta azul y un sombrero beige.

Pero varios adultos que llegaron confirmaron que era Juan Carlos.

“Era una persona muy sana, no tomaba, no fumaba, era muy alentado. No pudo ser un infarto. Quizá se resbaló, se cayó de la piedra, aproximadamente 8 metros y se golpeó la cabeza”, manifestó Raúl García, uno de sus allegados.

¿Qué hacía en la cascada?

Como muchas familias del barrio Nueva Colombia, Juan Carlos tendría una manguera conectada para obtener agua. Aunque cuentan con el servicio formal, en ocasiones prefieren ahorrar y abastecerse del afluente.

Sin embargo, cuando llueve las conexiones se desacomodan y deben hacer el ajuste manual otra vez.

Se presume que Juan Carlos se encontraba reconectándose cuando lo sorprendió la muerte.

Tenía 3 hijos. Hacía más de 12 años que residía en el sector de La Virgen. Trabajaba en construcción.

Su familia realizaba ayer las labores para reclamar su cuerpo y poder darle sepultura en Piedecuesta, con ese sinsabor que tienen porque para todos, insisten, era un hombre sano, servicial, trabajador y bastante sociable.

Por eso un problema de salud estaría descartado. Una caída o un golpe en la cabeza serían las causas.

Compartir en
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *