Karol Lisseth Ramos Rodríguez está a punto de cumplir 33 años, pero su vida cambió por completo el 28 de diciembre de 2022, cuando fue diagnosticada con un cáncer ductal en la mama izquierda en etapa IIIA.

La vida de Karol Ramos ha estado marcada por momentos difíciles. Su padre, un comerciante de Barrancabermeja, fue asesinado, víctima del conflicto armado. “Lo mataron el 2 de marzo de 1993″, cuenta con un poco de nostalgia, recordando que ella tenía apenas dos años y medio en ese entonces.

Su padre viajaba por muchos pueblos, pero las condiciones de seguridad eran precarias. “Estar en muchos de esos lugares no era buena idea, y un día lo mataron a tiros”, relata con tristeza.

Así, fue su abuela quien se encargó de cuidarla, ya que su mamá no supo cómo continuar la vida junto a ella y su hermano. “Nunca tuve contacto con mi mamá, ni económico ni emocional, y cuando cumplí 14 años quise buscarla”, recordó Karol. Supo que su mamá vivía en Vélez y decidió viajar para encontrarla, pero la convivencia no fue posible.

Entonces, acudió a su hermano, quien también vivía en Vélez y comenzó a trabajar desde los 15 años para responder por sus gastos y fue en ese momento cuando conoció a quien es el papá de sus hijos.

Karol llevaba una vida tranquila en Vélez, donde sus días se dividían entre el trabajo y las tareas del hogar. Siempre contaba con la compañía incondicional de Gilbert Quiroga, el padre de sus hijos, que hoy tienen siete y 15 años.

Hasta que un día, ella notó que algo no estaba bien en su cuerpo. Empezó a sentir un pequeño bulto en el seno izquierdo, justo detrás del pezón. “La verdad es que lo noté, pero no le presté mucha atención”, confesó.

Karol Lisseth Ramos Rodríguez está a punto de cumplir 33 años, pero su vida cambió por completo el 28 de diciembre de 2022, cuando fue diagnosticada con un cáncer ductal en la mama izquierda en etapa IIIA./Suministrada.Karol Lisseth Ramos Rodríguez está a punto de cumplir 33 años, pero su vida cambió por completo el 28 de diciembre de 2022, cuando fue diagnosticada con un cáncer ductal en la mama izquierda en etapa IIIA./Suministrada.

Tal vez el miedo, ese que paraliza cuando uno enfrenta algo tan personal, no la dejó actuar. “Los miedos me cegaron, pero con el paso de los días, empeoró. El seno se puso muy rojo, así que acudí al médico”, relató.

Las barreras del sistema

A partir de ese momento, comenzó su lucha con el sistema de salud. “Hace unos años tuve una cirugía que dejó una deuda pendiente, y cuando acudí al hospital de Vélez, me dijeron que debía estar al día con los pagos para ser atendida”, cuenta con resignación.

asta que un día, ella notó que algo no estaba bien en su cuerpo. Empezó a sentir un pequeño bulto en el seno izquierdo, justo detrás del pezón. “La verdad es que lo noté, pero no le presté mucha atención”, confesó.

Un tratamiento impuntual

“La primera quimioterapia fue el 8 de marzo de 2023″, dice. “El oncólogo decidió empezar el tratamiento antes de recibir todos los resultados, debido al avanzado estado del cáncer”, asegura.

Pasaron cuatro meses, y finalmente llegó el resultado, que era positivo y requería de un medicamento adicional. Esto cambió su tratamiento, que pasó a ser administrado cada ocho días. “Todo el proceso fue muy desordenado”, afirma.

El 25 de octubre de 2023, Karol recibió una noticia devastadora: el seno izquierdo no podía ser salvado. “Entonces, lo quitaron completo, además de los ganglios axilares que estaban inflamados”, relata.

Después de la cirugía, el doctor le prescribió 14 quimioterapias más, cada 21 días. “El 6de diciembre de 2023 me ordenaron el primer ciclo, pero me lo aplicaron hasta el 9 de enero porque no había medicamentos. El 29 de enero tenía otra sesión programada, pero ocurrió hasta el 21 de febrero”, y en eso se ha convertido su vida, en un ciclo constante de incumplimientos.

En total, Karol ya ha recibido 25 sesiones de quimioterapia. En enero de 2024, su doctor le ordenó radioterapias. “Empecé el 13 de febrero de 2024, y la última sesión de radioterapia fue el 4 de marzo de 2024″, precisa la mujer.

Ahora, su próximo tratamiento está programado para el próximo 14 de junio y espera no enfrentar los mismos problemas de incumplimiento, consciente de que el cáncer no perdona el tiempo perdido. Karol hace responsable a la Nueva EPS de cualquier deterioro o recaída que tenga en su salud.

Karol Lisseth Ramos Rodríguez está a punto de cumplir 33 años, pero su vida cambió por completo el 28 de diciembre de 2022, cuando fue diagnosticada con un cáncer ductal en la mama izquierda en etapa IIIA./Redes sociales.Karol Lisseth Ramos Rodríguez está a punto de cumplir 33 años, pero su vida cambió por completo el 28 de diciembre de 2022, cuando fue diagnosticada con un cáncer ductal en la mama izquierda en etapa IIIA./Redes sociales.

Enfrentar el cáncer sin recursos

Aún debe recibir unas ocho sesiones de quimioterapia, y dependiendo de los resultados, el médico tratante le puede ordenar más u otro tipo de tratamiento. Su petición es que la EPS cumpla con los plazos para que la enfermedad no progrese.

Tenga en cuenta: ¿Se hundirá la reforma pensional? Piden suspender el trámite en medio del escándalo en la Ungrd

Desde hace nueve meses, Karol vive en Bucaramanga. Tuvo que trasladarse de manera permanente porque desde Vélez, le significaba un viaje de siete horas, “Mi condición médica no me permitía viajar”, explica.

Durante siete meses, Karol ha pagado una habitación gracias a la caridad de las personas y al apoyo del padre de sus hijos. Hace aproximadamente dos meses, tras interponer una tutela y dos desacatos, logró obtener un poco de ayuda para cubrir su estadía y parte de los transportes. Ahora, clama para que el tratamiento se brinde puntualmente, tal como lo ha indicado su especialista.

Ellos son mi motor, me dan la fuerza para seguir adelante en esta lucha

Karol Ramos, paciente de cáncer

A veces, está de buen ánimo, pero otros días llora desconsoladamente por la impotencia de no recibir puntualmente su tratamiento en medio de una enfermedad tan agresiva. Sus hijos son su mayor motivación.

“Ellos son mi motor, me dan la fuerza para seguir adelante en esta lucha”, comenta con un poco más de ánimo.

De Vélez, recuerda con entusiasmo su trabajo en la panadería ‘La Casita del Pan’. “Ellos han sido como una familia para mí. Han hecho colectas, me llaman y están pendientes de mi salud”, dice con gratitud.

Aquí: El dramático video que registró la muerte de un futbolista de barriada durante un partido en Bucaramanga

En cuanto a la relación con su madre, Karol admite que están tratando de sanar poco a poco: “Fueron muchos años de dolor, y no sé por cuántas cosas tuvo que pasar ella, pero aprendí una gran lección: nunca dejaré a mis hijos solos bajo ninguna circunstancia”.

No es quedar lisiado de por vida; el cáncer puede matarlo a unoKarol Ramos, paciente de cáncer

Ahora, su angustia se centra en frenar el cáncer, “la duda de no estar recibiendo el tratamiento adecuado me asusta. Uno sabe que el desenlace es fatal, no es quedar lisiado de por vida; el cáncer puede matarlo a uno”.

Relata que, su mejor regalo en la vida han sido sus hijos, “ellos sanaron muchas heridas, desde que los tengo, nunca más me he sentido sola”, mientras ella deja sus peticiones también en manos de Dios.

Recomendado: Embajadora regional del mundo ecuestre: el viaje de una amazona a EE.UU.

Pide con fe muchos años más de vida para verlos crecer, “espero evitar que pasen por momentos difíciles como los que he vivido yo. Ha sido duro emocionalmente pensar que, debido a mi enfermedad, algún día ellos puedan quedar solos”.

¿Qué dice la Nueva EPS?

La entidad le comunicó a Vanguardia que a la afilidada se le ha garantizado la prestación integral de sus servicios de salud.

“Por pertinencia médica, ha recibido el ciclo de quimioterapias definido y ordenado por el médico tratante y actualmente tiene programado dicho tratamiento para el próximo 14 de junio de 2024, el cual se encuentra confirmado con el prestador Hospital Internacional de Colombia en Piedecuesta, teniendo en cuenta las indicaciones del especialista.

La Nueva Eps continuará respaldando la salud y garantizando el acceso y la oportunidad a los servicios que requiera nuestra afiliada, como ha venido siendo la constante desde el inicio de su atención y para lo cual se hará el seguimiento adecuado.

Nuestra prioridad como Empresa Promotora de Salud es garantizar la prestación de salud a nuestros afiliados con las mejores condiciones disponibles, en términos de oportunidad y calidad, a través de las Instituciones Prestadoras de Salud que tenemos contratadas”, señala el comunicado.

Al consultar con Karol Ramos, efectivamente la Nueva Eps se comunicó con la paciente realizando un compromiso a partir de hoy para que su tratamiento no vuelva a verse interrumpido, mostrando total disposición por la atención de su delicado estado.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *