Reginald Maclaren, de 83 años, fue encontrado culpable del atroz asesinato en primer grado por la muerte de su esposa y su hija en Colorado, Estados Unidos.

Reginald L. Maclaren, de 83 años, fue declarado culpable el pasado viernes del doble homicidio de Bethany Maclaren, de 70 años, y de su hija Ruth Jennifer Maclaren, de 35 años, además de manipular un cuerpo fallecido y presentar informes falsos, tras sus muertes el año pasado.

Según un comunicado de prensa de la Oficina del Fiscal del Distrito Judicial 18, Maclaren llamó a la central de Policía de Englewood alrededor de las 6:00 p.m. del 25 de marzo de 2023 diciendo que creía que su esposa y su hija, que según las autoridades están discapacitadas, fueron asesinadas.

Cuando llegaron los agentes, supuestamente vieron “dos grandes botes de basura negros en la sala de estar”; Dentro de cada contenedor estaba el “cuerpo desmembrado” de su esposa y su hija.

En el apartamento del hombre, los agentes encontraron un “hacha grande” y una sierra de mano cerca de los contenedores.

“Aproximadamente una semana antes de los asesinatos, Maclaren les dijo a los oficiales que compró la sierra y los botes de basura en The Home Depot”, dijo la oficina del fiscal del distrito. “Durante el interrogatorio, Maclaren dijo que recientemente había perdido su trabajo y que no quería quedarse sin hogar”, anotó.

Citando la investigación policial, el fiscal del distrito dijo que Maclaren “golpeó a su esposa e hija varias veces en la cabeza con un hacha y luego usó una sierra para desmembrar sus cuerpos antes de colocarlos en contenedores de basura”.

De acuerdo con la declaración jurada de arresto en el caso, a través de 9News, Maclaren le dijo a la Policía que a menudo trataba con personas sin hogar, sabía “qué vida tan miserable era” y no quería que su familia pasara por eso después de que recientemente perdió su trabajo. El anciano admitió que no podía pagar el alquiler y comenzó a planear matar a su familia.

Según los informes, confesó haber golpeado a ambas mujeres en la cabeza con un hacha mientras estaban sentadas en el sofá, antes de golpearlas dos veces más y poner sus cuerpos en los botes de basura, que no pudo levantar y sacar de su apartamento.

Maclaren también supuestamente le confesó a la Policía que “no se arrepiente” de haber matado a su esposa y a su hija porque “sabe que están en un lugar mejor”.

El señor Maclaren traicionó a su familia en una emboscada espantosa y sin sentido que planeó durante semanas”, dijo el jefe adjunto del fiscal de distrito Jake Adkins en el comunicado. “Asesinó violentamente a su esposa y a su hija y planeó deshacerse de sus cuerpos como basura”, dijo.

“Es difícil imaginar el miedo y la confusión que estas dos mujeres soportaron en sus momentos finales”, añadió la fiscal adjunta Corrie Caler.

“Las vidas de Ruth y Bethany Maclaren fueron truncadas innecesariamente y estamos agradecidos al jurado por haber emitido un veredicto justo”, concluyó.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *