Nelson Crispín Corzo es uno de los grandes nadadores de Santander, que es récord mundial en los Juegos Paralímpicos de Tokio

El campeón preolímpico nació el 5 de octubre de 1992 en Bucaramanga, Santander. Hace 15 años comenzó su actividad deportiva en la natación. A los catorce años pasó por una etapa de transición y aceptación, el cual él los recuerda como uno de los más duros de su vida, “antes de iniciar en el deporte yo me encontraba en un proceso de aceptación conmigo mismo, recuerdo que en eso acompañé a mi hermano a las piscinas olímpicas y conocí a mi actual entrenador, quién me invitó a hacer parte del deporte, cosa que, para ese momento de mi vida, cayó muy bien.

Se probó inicialmente en el baloncesto, pero no vio resultados y como asunto del destino, escogió la para natación y fue una de las decisiones más acertadas de su vida.

Crispín sostiene que “a veces uno no quiere seguir, pues hay momentos difíciles, pero es ahí donde uno se da cuenta de lo importante que es competir, ganar y la felicidad que genera esto para la familia y para uno mismo, el cantar el himno nacional y poder realizar lo que a uno le gusta hacer, todos estos son motivos de felicidad y es ahí donde me enfoco”.

Ante las adversidades, el santandereano busca que su historia sirva de motivación para otras personas, “a los que estén leyendo esto, gracias, los invito a que sigan interesados por el deporte paralímpico, porque somos imparables, gente que le estamos poniendo el alma a cada uno de los deportes que hacemos y no se pueden dejar varar nunca por ninguna circunstancia, piensen en el deporte, que siempre es una salida y deporte aquí hay para todos”, finaliza el campeón mundial de para natación.

La memoria selectiva no le ha permitido a Nelson Crispín Corzo borrar la competencia de los 100 metros pecho categoría SB6 que tuvo en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, los primeros de su carrera, pues en esa oportunidad, cuatro centésimas de segundo lo privaron de alzarse con la medalla de bronce.

“En aquella oportunidad, me di cuenta de lo que soy capaz, y por eso todos los días me despierto, me baño, desayuno, entreno y duermo pensando en la medalla que le quiero entregar a Santander y a Colombia”, dice.

Este nadador de baja estatura es grande de mente, y por eso sus avances son notables, al punto que es una de las ‘joyas de la corona’ que tiene nuestro país. En las preseas en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 obtuvo tres medallas de plata.

2015 fue un año lleno de éxitos para Nelson, pues brilló con luz propia en el Mundial de Glasgow, Escocia, en los Juegos Parapanamericanos de Toronto, Canadá, y en los Juegos Deportivos Nacionales, eventos que simplemente le aportan más experiencia, de cara a su gran sueño olímpico.

El amor por la natación, y por el deporte en sí, lo llevó a estudiar Cultura Física, Recreación y Deporte, carrera en la que ya cursa IV semestre.

“Sin duda, la academia me ha servido para conocer y estudiar los conceptos, esos mismos que analizamos junto a mi entrenador y los ponemos en práctica para mejorar cada día”, acotó.

Y como la natación le ha dado todo, él quiere transmitir esos conocimientos a sus compañeros. Por eso, no pierde oportunidad para darles algunos consejos que les ayuden a perseguir sus sueños, tal y como él lo hace a diario.

Compartir en
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *