Presunto desfalco por el Portal PQP de Metrolínea: Fiscalía busca acusar formalmente a implicados

El Juzgado 13 Penal del Circuito de Bucaramanga citó para este lunes 21 de mayo la audiencia de acusación por parte de la Fiscalía en contra de los exdirectivos del concesionario Estaciones Metrolínea, Daniel Carvajal Rey, Daniela Patricia Gil López y Pablo Emilio Bustamante Arango, implicados en el presunto de desfalco de $1.038 millones de pesos en la construcción del Portal Papi Quiero Piña del Sistema Integrado de Transporte (Sitm) de Bucaramanga.

Aunque el proceso judicial ha avanzado sin mayores tropiezos hasta el momento, la diligencia judicial en contra los tres sindicados del delito de peculado había sido suspendida desde el año pasado, debido a que el fiscal del caso tuvo que entregarlo, tras haberse pensionado.

Vanguardia tuvo acceso al escrito de acusación radicado en su momento por el Fiscal 38 de la Dirección Especializada contra la Corrupción, en contra de los tres exdirectivos de Estaciones Metrolínea, consorcio integrado por las empresas Vergel y Castellanos S.A. (relacionada comercialmente con los hermanos Nule, condenados por los escándalos de corrupción en la administración de Samuel Moreno en Bogotá) y la companía Urbanas S.A.

A esta unión de empresas se le encargó la construcción del Portal de Papi Quiero Piña, los patios de operación y los talleres del sistema, ubicados en Floridablanca. Las obras fueron presupuestadas en su momento en $96 mil millones.

En la concesión se acordó que los $96 mil millones que costaría la construcción de la Estación PQP serían girados por parte del Ente Gestor a la cuenta corriente de Estaciones Metrolínea con la transferencia del 11,75 % del recaudo de los pasajes del Sitm.

Según la imputación de la Fiscalía, los exdirectivos de Estaciones Metrolínea, aprovechando el poder que se les había conferido como representantes legales del consorcio, habrían creado una estrategia para lograr el desvío de los recursos públicos, sumando más de mil millones de pesos en tan solo un año.

Millonarios giros

Los implicados, señala la Fiscalía, habrían utilizado un “sutil mecanismo” para lograr su objetivo. Primero, pagaron cheques que iban dirigidos a la cuenta corriente de Estaciones Metrolínea a terceros, utilizando incluso a mensajeros y escoltas de una de las empresas consorciadas. Posteriormente, se habrían registrado los cheques en cuestión en la contabilidad del concesionario para legalizar los recursos. Y como tercer paso, los endilgados habrían adulterado la propia contabilidad de Estaciones Metrolínea para cubrir cualquier rastro del ilícito.

Para la Fiscalía, el desfalco a Metrolínea estuvo liderado por Daniel Carvajal Rey, quien para la época de los hechos actuaba como gerente de la firma concesionaria, y Diana Patricia Gil López, subgerente de Estaciones Metrolínea Ltda. Ambos eran los autorizados para la firma de cheques de la empresa.

Aprovechando su condición de representantes legales, Carvajal Rey y Gil López habrían expedido once cheques a favor de Mauricio Villar Romero y Óscar Jesid Niño Celis, mensajero y escolta de Urbanas, respectivamente. También habría cheques dirigidos a Pablo Emilio Bustamante Arango, socio de Daniel Carvajal en las empresas, Ruitoque S.A. ESP y Energía y Agua SAS ESP.

Los peritos del CTI establecieron que a Mauricio Villar Romero le giraron $538 millones en varios cheques, de los cuales Villar cobró cuatro, mientras que dos los endosó a favor de Óscar Jesid Niño Celis por valor de $153 millones.

Por su parte, a Pablo Bustamante le habrían girado cuatro cheques por valor de $400 millones. Estos fueron endosados a Mauricio Villar Romero, quien realizó el respectivo cobro de los títulos de valor.

Audiencia preparatoria

Según el Código de Procedimiento Penal Colombiano en la audiencia el fiscal presentará el escrito de acusación ante el juez de conocimiento, para adelantar el juicio y presentar los elementos materiales probatorios y la evidencia física, para demostrar que la conducta delictiva existió y que los imputados son autores o partícipes.

Con la diligencia de acusación se da inicio a las audiencias preparatorias para el juicio en contra de los acusados.

Precisamente, esta semana el alcalde de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán, le dijo a Vanguardia que se logró un preacuerdo con Estaciones Metrolínea para el pago de $15 mil millones en cuatro años, a cambio de sanear la deuda de $144.000 millones. Estos recursos los pagaría el ente gestor del Sitm.

La mayoría del parque automotor de Metrolínea está obsoleto.
La mayoría del parque automotor de Metrolínea está obsoleto.

“Hemos iniciado un proceso de acuerdo con los acreedores del sistema, específicamente con Urbanas, para el pago de $15 mil millones a cambio de los $144 mil millones que se le adeudan por parte de Metrolínea, es decir, solo pagaríamos el 12 % de la deuda. Hemos establecido, luego de varias mesas de trabajo, este preacuerdo”, indicó el alcalde de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán.

Estaciones Metrolínea es el mayor acreedor que tiene el Ente Gestor, Metrolínea S.A., con una deuda superior a los $144.000 millones. Esta acreencia corresponde a un laudo arbitral que perdió la empresa por cuenta de la obra fallida del Portal PQP, que debido a una acción popular interpuesta por la comunidad vecina del proyecto se tuvo que suspender.

 

 

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *