Los congresistas de la Cámara solo discutieron el proyecto por día y medio. Desde el Pacto Histórico y sectores afines presentaron una proposición para no dar el debate y fue respaldado por la mayoría.

Con el argumento de que los tiempos están ajustados, a la mesa directiva de la plenaria de la Cámara de Representantes llegó una proposición con decenas de firmas, especialmente del petrismo y de sectores que quieren aprobar la reforma pensional que se encuentra en su último debate. De forma increíble terminó siendo aprobada con 86 votos por el sí. Posteriormente se votó el proyecto y con 88 votos por el sí y 20 por el no fue aprobada y pasa a sanción presidencial. La reforma pensional fue aprobada en el Congreso.

Algunas de las firmas que se logran ver en la proposición son las de los congresistas Olga Lucia Velásquez, Eduard Sarmiento, María del Mar Pizarro, David Racero, Karen López, Pedro Baracutao, Luis Albán, Alfredo Ape Cuello, Germán Gómez, entre otros. Martha Alfonso, como ponente del proyecto, la respaldó positivamente.

Uno de los hechos que más llama la atención es que aún faltaba un gran porcentaje de artículos por discutir. Además, tenían plazo de debatirla hasta el próximo 20 de junio. El tema es que si no se logran aprobarla en esa fecha, se hundiría el proyecto, sin embargo, como fue aprobada solo falta la firma del presidente Gustavo Petro para implementarla.

El hecho de que sectores afines al Gobierno Petro la hayan “pupitreado” como lo denunció la oposición generó un fuerte debate en el Congreso. La congresista Catherine Juvinao, de la Alianza Verde, alertó que con esta jugadita se saltó a la Cámara de Representantes.

“Aquí ustedes están legislando para permitir un colapso que va a comprometer los derechos fundamentales de 25 millones de colombianos y de colombianas, cómo se les ocurre ser tan irresponsables. Esta corporación no es unicameral, señores del Pacto Histórico, aquí todos tenemos unos votos, hay que dar unos debates y sentar nuestra posición”, aseguró la congresista.

Varios congresistas que no estaban de acuerdo con esa proposición han enviado mensajes en el mismo sentido y es que si se aprobaba, como sucedió, se estaba pasando por alto esa corporación. “Aquí hay vagos que no estudian, permítanos a quienes nos preparamos para dar este debate, darlo, es lo mínimo que le debemos a la ciudadanía. No sean tan perezosos”, criticó Juvinao.

Además, cuestionó que esos congresistas quieren pupitrear el proyecto porque se quieren ir de celebración de Día del Padre para sus regiones y que ya tienen tiquetes. “Ustedes me lo contaron: ‘es que nos queremos ir, tenemos tiquetes’”, denunció la congresista.

“El Pacto Histórico acaba de convertir al Congreso en una corporación unicameral. Pretenden que la plenaria adopte el texto de reforma pensional aprobado por el senado sin debatir. Sin asco pupitrean un bloque de 95 artículos. Iremos a la Corte Constitucional ante semejante arbitrariedad”, denunció el representante Andrés Forero, del Centro Democrático.

Desde el partido Cambio Radical dejaron constancia de que no votarían esa proposición y se salieron del recinto. La misma decisión tomó la bancada del Centro Democrático.

SEMANA conoció que la jugadita fue liderada por David Racero, con la ayuda del Gobierno. De hecho, llamó la atención que algunos congresistas denunciaron que en el recinto apareció el ministro de las TIC Mauricio Lizcano y les dijo a distintas bancadas, entre ellas la de La U, que si no votaban positivo lo sacaban del Gobierno.

Otros congresistas le reclamaron al ministro del Interior Luis Fernando Velasco por recurrir a esta jugadita para aprobar el proyecto a pupitrazo limpio.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *