Los integrantes del Acueducto Rural Alga impulsan un proyecto que busca recoger agua lluvia, almacenarla y potabilizarla, para luego distribuirla entre los hogares de las veredas El Alto, Llano Grande y Garcés.

Llegan las primeras lluvias de lo que se espera también sea una larga temporada invernal y municipios como Pinchote esperan dejar atrás los problemas de escasez en el suministro del líquido.

No obstante, luego de los impactos generados por el fenómeno de El Niño, las autoridades y las comunidades recordaron la importancia de prepararse para que el verano no los deje de nuevo sin agua para el consumo humano, el suministro animal y el riesgo de plantaciones.

Los integrantes de la organización iniciaron la planificación de un proyecto que busca recoger agua lluvia, almacenarla y potabilizarla, para luego distribuirla entre los hogares de las veredas El Alto, Llano Grande y Garcés.

Con una iniciativa en fase inicial y para el que cuentan con asesoría técnica, los representantes del acueducto llegaron hasta la alcaldía de Pinchote para buscar la ayuda de la administración.

Compromisos de la Alcaldía

Tras conocer la intención del proyecto, Miguel Jovanny Triana Rodríguez, primera autoridad del municipio, dijo que se hará la contratación formal de los estudios y diseños del proyecto para ser presentado ante organismos del Estado y buscar financiación.

La idea del mandatario es recurrir a recursos departamentales a través de la Esant, pero se enfocarían principalmente en conseguir el aval técnico y financiero del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Lo importante ahora, expresó Triana, es construir un proyecto bien sustentado técnicamente con todos los parámetros exigidos por las entidades oficiales, de tal manera que el proceso pueda terminar de forma satisfactoria.

Entre las características de la iniciativa está la construcción de sistemas de canalización en las casas, que lleve el agua hasta reservorios, que estarán protegidos con geomembranas y polisombras. Estos estarán conectados a un tanque alterno con una planta potabilizadora, desde donde se lleva el líquido al sistema de distribución para el consumo humano hacia las viviendas.

El alcalde resaltó la importancia del proyecto, teniendo en cuento los problemas para el suministro en el municipio.

Justamente, uno de los embalses más afectados y del que depende gran parte del servicio de agua a todo Pinchote es el acueducto de La Laja, el cual sufrió gravemente las consecuencias de la sequía y evidenció la necesidad de hacer inversiones para potenciarlo y mejorar las condiciones previendo el crecimiento del municipio y el aumento creciente de la demanda.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *