Niña con diabetes fue a Mundo Aventura, pero no pudo subir a atracciones por llevar monitor de glucosa, ¿qué pasó?

La madre de la menor publicó lo sucedido en sus redes y asegura que las enfermeras del parque desconocían la patología de su hija. Mundo Aventura responde en SEMANA.

El pasado 2 de enero, Yenny Gallego visitó el parque Mundo Aventura en compañía de su esposo y sus dos hijos menores de edad. Sin embargo, lo que se planeó como una tarde de diversión terminó siendo una experiencia amarga.

Todo comenzó, según el relato de Gallego, cuando una de las trabajadoras del parque le impidió el ingreso a su hija porque llevaba un monitor de glucosa en uno de sus brazos.

“La niña quiso montar en los carritos chocones, fue la primera atracción que quisimos utilizar. Mi hija tiene 15 años y tiene diabetes mellitus tipo 1 desde hace cuatro años; ella tiene en su brazo izquierdo un dispositivo que se llama freestyle, que es un monitor de glucosa. Estaba haciendo calor y tenía su chaqueta, se la quitó para hacer la fila y cuando llegó el turno de ella y de su hermanito, una de las funcionarias de los carritos chocones le preguntó qué era eso que tenía en el brazo. Ella le explicó y la trabajadora le dijo que no podía hacer uso de la atracción mecánica”, le contó Yenny a SEMANA.

Cuando Yenny vio que su hija había desistido de subir a los carritos chocones se acercó para saber qué había sucedido y al indagar con la funcionaria del parque, esta le dijo que el dispositivo no lo podía ingresar, argumentando que se trataba de un peligro para el parque y para la niña.

“Me dijo que ella no podía acceder con eso, que si quería, fuera a valoración por enfermería y que si enfermería consideraba pertinente el acceso a la niña, lo podía hacer, que de lo contrario no porque ese dispositivo era un peligro para el parque”, cuenta Yenny.

Yenny decidió ir a enfermería con su hija y se sorprendió, según dice, al percatarse de que las supuestas enfermeras desconocían la enfermedad que padece su hija.

“Yo me ofusqué. Llegó otra persona de servicio al cliente, esa persona me acompañó a la enfermería, ahí había dos enfermeras y les comenté cómo funcionaba el dispositivo, se los mostré. El dispositivo estaba cubierto con una cinta especializada, la cual no se iba a desprender. Les expliqué cómo funcionaba, que simplemente no iba a dañar sus maquinarias, no iba a afectar nada, simplemente lo que hace es mostrarme los rangos de glicemia de la niña. Las enfermeras me dicen que no, que ellas ni siquiera saben que es diabetes mellitus tipo 1″, dijo la mujer.

Yenny intentó explicarles a las enfermeras que se trata de una diabetes juvenil que hace que quien la padece sea insulinodependiente y deba tener consigo dispositivos para medir sus niveles de glucosa constantemente.

“Las enfermeras me dijeron que no, que la niña no podía hacer uso de las atracciones, que porque por ese dispositivo era un riesgo para el parque; siempre era más haciendo énfasis en el riesgo para el parque, no sé si pensaban que el dispositivo iba a afectar las maquinarias”, cuenta Yenny.

La situación no paró ahí

“Salimos. Yo hice un video con el celular, cuando empecé a grabar, mucha gente también empezó a grabarme a la niña; cuando a la niña la sacaron de las filas, la gente empezó a grabar porque la sacaron como si la niña hubiera hecho algo, como si hubiera sacado algo de un bolso, o sea, como si fuera una delincuente. La niña se puso a llorar, se sintió muy mal. El funcionario trataba como de calmarnos, yo entiendo que era la persona de servicio al cliente”, cuenta Yenny.

La madre asegura que fue un trato discriminatorio que tuvo lugar debido a la ignorancia que se tiene acerca de las enfermedades como la que padece su hija.

“Me estaban discriminando a la niña, no era justo. La niña ya hacía dos años había ido a Mundo Aventura, en ese momento tenía un buzo manga larga, no lo vieron y no pasó nada, no se dañó ninguna máquina y pues nunca me habían discriminado, nunca me habían retirado de un lugar por el tema de la niña”, dijo.

Cuando los funcionarios vieron la reacción de la menor y cuando Yenny comenzó a grabar con su celular lo que estaba ocurriendo, le ofrecieron reintegrarle el dinero de las entradas; luego, cuando Yenny publicó el video de la denuncia en sus redes sociales, un funcionario de servicio al cliente le permitió a la niña el acceso a las atracciones.

“Fue cuando me dijo este funcionario: ‘Que se ponga la chaqueta, póngase la chaqueta y que monten las atracciones’. O sea, ahí en ese momento, cuando ya vieron que yo había subido el video a mis redes, ahí si me dijeron: ‘No, que la niña se suba y se ponga una chaqueta’. La niña se puso la chaqueta, montó en dos, tres atracciones, pero obviamente lo hicimos ya por no darles el gusto de irnos del parque y demostrarles que el dispositivo no iba a afectar sus maquinarias”, relata la mujer.

Yenny hace un llamado para que quienes trabajan en lugares a los que acuden niños se instruyan acerca de este tipo de enfermedades, para que los menores no reciban un trato discriminatorio como el que recibió su hija.

“Después de esta experiencia no me dan ganas de volver y todas las personas que estamos en estas comunidades de diabetes tipo 1, ya tenemos ese miedo de volver a este parque porque los niños que tengan bomba de insulina tampoco lo van a poder hacer. La bomba es más grande, es más visible, y no entiendo por qué me la trataron así, por qué el personal de enfermería estaba en total desconocimiento, les mostré cómo funcionaba el sensor y no me pararon bolas. La verdad, muy tristes, muy decepcionados con Mundo Aventura”, dijo Yenny.

¿Qué dice Mundo Aventura?

SEMANA, en conversación con Mundo Aventura, tuvo acceso al comunicado de prensa del parque. En el documento, expresa:

“Ante la denuncia pública realizada por la señora Yenny Gallego en diferentes canales de comunicación, en la cual indica que “su hija no recibió un correcto servicio por su condición médica”, es fundamental expresar que el Parque Mundo Aventura implementó a cabalidad los protocolos de atención establecidos en la ley 1225 del 2008 (…) y la resolución 0958 de 2010 capítulo V del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo”.

La ley 1225 del 2008 regula el funcionamiento y la operación de los parques de diversiones en todo el territorio nacional, mientras que la resolución 0958 de 2010 establece disposiciones sobre parques de diversiones, atracciones y dispositivos de entretenimiento.

En virtud de esas normas, indica el comunicado, “el Parque Mundo Aventura implementó a cabalidad los protocolos de atención establecidos” sobre “visitantes que presentan algún tipo de condición médica”. Según la entidad, como indica la norma, las denunciantes del hecho fueron “informadas previo a su ingreso, para ser remitidos inmediatamente a una valoración, enfocada en mejorar su experiencia en nuestras atracciones”.

El comunicado de prensa señala además que para el parque “es prioridad garantizar la seguridad” de sus visitantes, “cumpliendo las regulaciones antes mencionadas, las cuales han permitido una estadía segura para todos” sus usuarios.

Tras dicha valoración, dice Mundo Aventura, “la familia Gallego recibió las recomendaciones y pudo disfrutar de nuestro Parque, aumentando su experiencia con pasaportes de cortesía para una próxima visita a nuestras instalaciones”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *