El austriaco Josef Fritzl violó varias veces a su hija; la corte austriaca ya no lo considera “un peligro”.

Josef Fritzl, condenado en Austria en 2009 por encerrar y violar a su hija durante 24 años, seguirá cumpliendo la pena de cadena perpetúa en una prisión normal tras aprobar este martes un tribunal su traslado desde el centro para delincuentes con problemas mentales, al tiempo que rechazó la petición de su puesta en libertad.

La decisión, que aún no es firme, se basa en un informe pericial que dictamina que debido a la demencia que sufre el condenado, que tiene 89 años, y a su deterioro físico, “ya no existe ningún peligro que haga necesario su internamiento en un centro terapéutico forense”.

Debido a la avanzada demencia y el deterioro físico de Fritzl, la detención psiquiátrica ya no es necesaria para su “trastorno de personalidad múltiple” ya que no hay un riesgo de que cometa crímenes graves, indicó la corte.

Fritzl fue condenado por haber encerrado a su hija Elisabeth durante casi una cuarto de siglo en un sótano, donde la violó sistemáticamente y con la que concibió siete niños, uno de los cuales murió durante el cautiverio al poco de nacer.

Con agencia de EFE.

 

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *