Colombia, con uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina: estas son las razones

Según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Colombia tiene uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina: 287 dólares mensuales en 2023. Este valor se encuentra por debajo del promedio regional, que es de 370 dólares.

Un estudio publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) confirmó que Colombia tiene uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina, con un valor de 287 dólares mensuales en 2023, con base en datos aproximados y estimados en dólares, según la tasa de cambio vigente para cada país

Este valor se encuentra por debajo del promedio regional, que es de 370 dólares. En comparación con otros países de la región, el salario mínimo de Colombia se ubica en el sexto lugar de la lista. Costa Rica, Uruguay y Chile encabezan este listado.

Se habla de esta realidad porque el salario mínimo es un tema de la agenda en Colombia y en la región latinoamericana. Más aún cuando ya se venció la primera fecha límite de concertación sin un acuerdo entre las partes.

Mientras tanto, México y Chile ya pactaron incrementos de 20 %. Sin embargo, cada uno de estos países acuerda el salario de forma distinta.

Más consideraciones

El estudio de la Cepal también señala que el salario mínimo en Colombia ha crecido a un ritmo más lento que el promedio regional en los últimos años.

Este menor crecimiento del salario mínimo en Colombia se debe a una serie de factores, entre los que se encuentran la baja productividad laboral, la informalidad laboral y la alta inflación.

La baja productividad laboral en Colombia se debe, en parte, a la baja inversión en educación y capacitación. La informalidad laboral, que afecta al 50 % de la población económicamente activa en Colombia, también contribuye a la baja remuneración de los trabajadores.

Por último, la alta inflación en Colombia, que se ha situado en torno al 10 % en los últimos meses, ha erosionado el poder adquisitivo del salario mínimo.

Los demás países

En comparación con otros países de América Latina, el país con el salario mínimo más alto de la región es Costa Rica, con un valor de 661 dólares mensuales. Le siguen Uruguay, con 533 dólares; Chile, con 475 dólares; y Ecuador, con 450 dólares.

Los países con los salarios mínimos más bajos de la región son Venezuela, con 4,66 dólares mensuales, y Argentina, con 189 dólares.

En el caso de México, se trató de un incremento histórico que fue resultado de un mecanismo similar al de Colombia. Las organizaciones sindicales y centrales obreras propusieron aumentar 25 % el salario, mientras que la Confederación Patronal de la República Mexicana, Coparmex, puso sobre la mesa un incremento de 12,8 %, pero al final lo que anunció el presidente Manuel López Obrador fue que el resultado de 20 % fue consensuado.

En Chile se definió por ley, pues el presidente Gabriel Boric ha implementado un incremento gradual, con la finalidad de que el salario llegue a un tope de 580 dólares.

Argentina es un caso particular, pues teniendo en cuenta que la inflación ha marcado máximos históricos, el país suramericano ha implementado incrementos graduales a lo largo del año que rondan el 12 %.

Impactos

Juliana Morad, docente codirectora del Observatorio Laboral de la Universidad Javeriana, le dijo a La República que, aunque Colombia está por debajo de varios países en salario mínimo, está por encima de Argentina, Uruguay, República Dominicana y Venezuela.

“La fijación del salario mínimo en Latinoamérica si bien es diferente en cada uno tiene similitudes importantes. Por ejemplo, en Bolivia y en Perú lo fija el Gobierno tras una discusión tripartita entre representantes de trabajadores, empleadores y Gobierno”, explicó.

La académica sostuvo que el diálogo se debe plantear desde ¿a cuántos beneficia el salario mínimo y qué efectos tiene?, “porque el salario mínimo redunda en el beneficio de pocos y una fijación muy alta puede acentuar la brecha entre los que ganan más y menos del mínimo, lo que resulta más dramático cuando 45 % de los colombianos ganan menos del mínimo”.

El bajo salario mínimo en Colombia tiene un impacto negativo en la calidad de vida de los trabajadores y sus familias. Los trabajadores que reciben el salario mínimo tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas, como alimentación, vivienda y educación.

Colombia, con uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina: estas son las razones

Para aumentar el salario mínimo en Colombia, es necesario impulsar el crecimiento económico, la productividad laboral y la formalidad laboral. También es necesario controlar la inflación para evitar que el poder adquisitivo del salario mínimo se siga erosionando.

¿Por qué es bajo?

El salario mínimo en Colombia es bajo en comparación con otros países de América Latina por una serie de factores, entre los que se encuentran:

Baja productividad laboral: La productividad laboral es una medida de la eficiencia con la que los trabajadores producen bienes y servicios. En Colombia, la productividad laboral es baja en comparación con otros países de la región. Esto se debe, en parte, a la baja inversión en educación y capacitación.

Informalidad laboral: La informalidad laboral es una medida de la proporción de trabajadores que no están afiliados a un sistema de seguridad social. En Colombia, la informalidad laboral es alta, lo que significa que muchos trabajadores no reciben los mismos beneficios que los trabajadores formales, como el salario mínimo.

Alta inflación: La inflación es una medida del aumento de los precios de los bienes y servicios. En Colombia, la inflación ha sido alta en los últimos años, lo que ha erosionado el poder adquisitivo del salario mínimo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *