Crisis diplomática entre Colombia y Argentina: ¿por qué Gustavo Petro y Javier Milei no se pueden ni ver?

Gustavo Petro llamó a consultas al embajador en Buenos Aires luego de que Javier Milei arremetiera en su contra y lo calificara de “comunista asesino” durante una entrevista.

Colombia y Argentina protagonizan una crisis diplomática luego de que el embajador colombiano en Buenos Aires, Camilo Romero, fuera llamado a consultas este viernes. La tormenta se desató a raíz de unas declaraciones del presidente argentino, Javier Milei, quien llamó “asesino comunista” a su homólogo Gustavo Petro en una entrevista con la periodista Ángela Patricia Janiot.

La relación entre Petro y Milei venía mal desde que este último era candidato a la presidencia. Su llegada al poder, hace apenas mes y medio, ha estado marcada por las controversias entre ambos Estados, comandados por un presidente de izquierda y otro de derecha, tensiones que escalaron a su nivel máximo.

La fisura diplomática es netamente motivada por asuntos políticos y no afecta las relaciones consulares, ni al personal que está atendiendo a los 60.000 colombianos que residen en Argentina, ni la de los 20.000 argentinos que residen en Colombia. No obstante, es un mal augurio para los casi tres años que restan de relaciones entre la Casa de Nariño y la Casa Rosada en la era Petro y Milei.

El origen de la crisis se dio en cuestión de minutos. Cuando a Milei le preguntaron en la entrevista su opinión sobre Petro, lo tildó como un “comunista asesino que está hundiendo a Colombia”. Esa calificación desencadenó un enérgico rechazo de la diplomacia colombiana.

El primero en alzar la voz fue el embajador colombiano en Argentina, Camilo Romero, que tildó de “hipócrita” al presidente Milei porque justamente este viernes el Estado argentino había pedido el beneplácito para tener a un nuevo embajador en Bogotá. Hasta ahora, la diplomacia estaba a cargo de Gustavo Alejandro Dzugala, quien tenía esa tarea desde la presidencia de Alberto Fernández. El exmandatario sí era afín a Petro. El mensaje en el que Romero calificó de “hipócrita” a Milei fue amplificado por Petro en su cuenta en X.

Asimismo, el presidente colombiano, sin dar nombres, señaló: “Los que nos atacan no tienen ni idea qué es el comunismo”. Además, compartió en sus redes un mensaje de Gustavo Bolívar que dice: “Petro nunca ha sido comunista ni ha asesinado a nadie. El comentario podría resbalar, pero Milei no es un payaso de derecha cualquiera. Es un jefe de Estado, cuyas palabras tienen alcance internal. Cancillería debe pedir rectificación y si no se da, revisar la relación bilateral”.

El embajador Romero, en su cuenta en X, explicó por qué calificó de “hipócrita” a Milei: “Mientras hoy le solicita a nuestro Gobierno beneplácito para su nuevo embajador en Colombia, (Milei) llama asesino al presidente Gustavo Petro. Había atacado ya a Lula (Brasil) y hasta al papa Francisco. Podemos pensar distinto, pero la región y la hermandad histórica de nuestros pueblos deben estar por encima de las diferencias”.

Esa misiva tiene sus particularidades. Fue el propio Álvaro Leyva quien anunció “en nombre del Gobierno de Colombia” la decisión, pese a que esta misma semana fue suspendido de ese cargo por tres meses a causa de las presuntas irregularidades en la licitación del contrato de pasaportes con Thomas Greg & Sons. Leyva fue apartado del cargo, pero sigue fungiendo como ministro porque, según fuentes, la decisión todavía no está en firme, pues no ha recibido el oficio de la Procuraduría que ratifica esa medida.

“El Gobierno de Colombia rechaza enérgicamente esta declaración, que atenta contra la honra del primer mandatario, quien ha sido elegido de manera democrática y legítima. Las palabras del presidente Milei desconocen y vulneran los profundos lazos de amistad, entendimiento y cooperación que históricamente han unido a Colombia y Argentina, y que se han reforzado a lo largo de dos siglos”, señalaron.

Diplomacia sin control

Ese comunicado puso al embajador a alistar maletas para regresar de forma intempestiva a Colombia. Personas cercanas al proceso cuentan que se anticipaba que habría una mala relación entre ambos porque son dos presidentes de corrientes diferentes en la política latinoamericana, aunque no pensaron que las fisuras escalaran hasta un hecho de ruptura diplomática tangible.

Pero esta no ha sido la única controversia. En diciembre, Milei anunció un proyecto de ley que incluía el retiro de beneficios a los estudiantes internacionales, lo que desató la furia del presidente Petro. Según él, 20.000 jóvenes colombianos que estaban en ese país quedaron en riesgo de perder los beneficios que hasta ahora les brindaba Argentina para llevar a cabo sus estudios, como una matrícula más económica.

Quienes hablaron con SEMANA para este artículo comentaron que en su momento ni siquiera se alcanzó a dimensionar el alcance de esa propuesta de Milei, pues se trataba de un proyecto apenas en discusión y con todas las posibilidades de ser modificado en el Congreso. Ese, hasta el momento, había sido el punto más crítico en la relación, pero hubo más tensiones directas entre quienes ahora fungen como jefes de Estado.

Desde sus tiempos de diputado, Milei había criticado a la izquierda latinoamericana y al propio Petro apuntando que “los colombianos todavía no tienen la correcta dimensión de los delirios del socialismo del siglo XXI”.

Fue por aquel entonces, en junio de 2022, que Milei pasó por Colombia en su “tour libertad” para “dar la pelea contra la izquierda en todos los lugares del mundo”, dejando un claro mensaje: “No dejen que los zurdos les roben la libertad”. Esa visita ocurrió justo cuando Colombia estaba en campaña para los comicios presidenciales en los que Petro resultó elegido.

Petro también había lanzado sus dardos. En noviembre de 2023, días antes de las elecciones nacionales, le pidió al pueblo argentino no votar “por la barbarie” y aseveró que Milei representaba el regreso de Argentina a la dictadura de Augusto Pinochet y Jorge Rafael Videla. También lo llamó “nazi”.

Él no es el único embajador convocado por la Casa de Nariño. En octubre de 2023 también llamó a consultas a la embajadora de Colombia ante el Estado de Israel, Margarita Manjarrez, por la guerra entre Israel y Hamás, en la que el mandatario colombiano se demoró para condenar los ataques terroristas contra el territorio israelí.

En julio de 2023 también citó al embajador de Colombia en Nicaragua, León Fredy Muñoz, después de que este participara en una manifestación sandinista del régimen de Daniel Ortega semanas antes de la decisión de la corte de La Haya sobre la disputa binacional. Pero ese caso no pasó de un regaño.

La Embajada de Argentina en Colombia, que está en pleno trámite de cambio de misión diplomática, sostuvo que por ahora no se pronunciará sobre el tema. El embajador Romero tampoco dio más declaraciones hasta el cierre de esta edición.

Las próximas horas serán claves para determinar hasta dónde puede escalar esta tensión entre Bogotá y Buenos Aires. Si bien es cierto que de por medio están las profundas diferencias ideológicas entre dos antagonistas como Petro y Milei, Colombia y Argentina han gozado de excelentes relaciones diplomáticas y consulares en el pasado. Los colombianos y argentinos, en uno y otro país, no pueden resultar perjudicados en medio de la fuerte controversia política que, por lo visto, no terminará aquí.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *