No se deje vencer por los problemas, haga acopio de entereza y salga adelante.

Algunas flores crecen a partir de los momentos más oscuros que deben soportar. Esto ocurre porque ellas, a pesar de que se ven frágiles, en el fondo son muy resistentes.

Tema espiritual del día: ¡Sí podemos florecer!

La rosa, por ejemplo, puede resistir y mantenerse hermosa, delicada y fragante, aún en medio de una tormenta. Si bien ella necesita la luz directa del sol, también puede adaptarse casi a cualquier condición.

Otro ejemplo vemos en el jazmín, que logra embriagarnos con su aroma de manera especial durante la noche. Así como esta flor despliega su fragancia en la oscuridad, nosotros también podemos encontrar formas de brillar y ser una luz para los demás en medio de situaciones complicadas.

Insisto en que usted, yo y todos en general deberíamos hacer lo mismo: aprender los buenos ejemplos que nos dan las flores. Todas ellas, con sus colores y sus formas, encarnan grandes mensajes de resiliencia.

Hagamos lo propio en medio de las diversas y complicadas situaciones que vivimos a diario.

Nos corresponde emerger más allá de las adversidades y encontrar serenidad y paz interior, incluso en medio de esas difíciles circunstancias.

Y el consejo no es del todo disparatado, sobre todo si entendemos que en los momentos de mayor oscuridad es cuando nuestro potencial para ‘florecer’ se hace más evidente.

Lo que aquí planteo no es otra cosa que buscar la luz en medio de la oscuridad y para ello, sí o sí, nos corresponde mantenernos centrados en las cosas que nos dan esperanza y que nos ayudan a crecer espiritualmente.

Tema espiritual del día: ¡Sí podemos florecer!

Cuando nos encontramos en situaciones poco favorables, podemos desplegar varias formas de nutrir nuestra alma y ver nuestro entorno con un rayo de optimismo.

Recordemos siempre que nuestra propia esencia y autenticidad pueden brillar a pesar de las situaciones complicadas en las que estemos inmersos.

Así las cosas, este texto es una invitación a superar esos momentos complicados que suelen arruinarnos el día a día. Solo es cuestión de levantarnos a pesar de que la vida nos ofrezca su cara menos amable.

Hagamos acopio de esas pocas fuerzas que nos quedan para seguir caminando.

Si somos perseverantes, nos tenemos fe y no decaemos, podremos abordar la vida siempre desde la perspectiva de la recuperación. ¡Vamos para adelante!

El caso de hoy

Tema espiritual del día: ¡Sí podemos florecer!

Testimonio: “Paso por una extraña tormenta, pues la vida me dio un golpe raro. Alguien que quise mucho me dejó sin explicación alguna y no sé qué pudo haber pasado. Lo cierto del caso es que muy tarde comprendí que siempre fui complaciente con ella y, al final, esa mujer hizo conmigo lo que se le dio la gana. Hoy tengo dudas y no sé si su partida es benéfica o mala para mi vida. Espero que me brinde algún consejo. Gracias”.

Respuesta: ¿Sabe algo? No todas las ‘tormentas’ vienen para perturbar su vida; algunas llegan para limpiarle el camino. ¿No cree que eso podría resumir lo que está viviendo?

Se lo planteo porque, así vea la circunstancia que por la que atraviesa con incertidumbre, la vida es una pregunta que solo cada persona puede responder. Tenga presente que su mundo es una aventura que usted tiene el privilegio de disfrutar.

Con estas palabras lo estoy invitado a que cambie la perspectiva y entienda que las cosas suceden “para algo”.

Si cambia su actitud y se pone en modo de “aprendizaje”, poco a poco se irá dando cuenta de muchos detalles que antes no contemplaba.

Esa partida, que hoy usted no logra interpretar, no es otra cosa que algo que tarde o temprano le correspondería vivir.

Le puedo garantizar que no hay mejor decisión que intentar aprender de sus errores. Lo importante es que pueda enmendar y recomponerse.

Estoy plenamente convencido que si decide tomarse ese supuesto ‘golpe’ de la vida de un modo constructivo, las cosas fluirán mejor.

De todas formas, pídale a Dios, a través de la plegaria, varias dosis de sabiduría, de aceptación, de serenidad y de fortaleza. Con su bendición y con una buena actitud, las cosas se le aclararán.

Notas breves

Tema espiritual del día: ¡Sí podemos florecer!

Deje que el dolor recorra su ruta, que le muestre lo que debe aprender y lo que le corresponde sanar para estar totalmente liberado. Después de vivir ese proceso, suelte ese abatimiento y decida seguir adelante con su vida. ¡No tiene caso quedarse atrapado en lo que le hizo daño!

Usted no puede cambiar lo sucedido, pero sí puede encargarse de darle un mejor final a su historia. Por eso, viva el presente y dele las gracias por darle la oportunidad de escribir un nuevo proceso. Y sobre el futuro, es preciso trabajar con amor para que encuentre la mejor versión de usted.

Tema espiritual del día: ¡Sí podemos florecer!

Si quiere tener paz interior, silenciar su mente y conectarse nuevamente con su ser, conéctese con su espiritualidad. Y si lo prefiere, siempre haga una breve oración; ella le enseña cada día a agradecer al universo por todo lo que tiene en su vida, tanto lo ‘bueno’ como lo ‘malo’.

Tema espiritual del día: ¡Sí podemos florecer!

Si pasa por un día gris, jamás deje de desplegar sus ganas de vivir por cada poro. Si lo hace, con seguridad eso duro por lo que está pasando se irá desvaneciendo. Procure que en cada cosa que haga, exista la suficiente motivación e inspiración para disfrutar la vida.

Shares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *